La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








miércoles, 29 de septiembre de 2010

A dormir

Shh. Es hora de dormir.

Volvamos a la misma cama, con los de siempre... Y con alguno más que me recuerda que no fue un sueño.

Volvamos a la sensación de no extrañar a nadie, de abrazar la almohada sin pensar en nadie.
Curioso eso de que su nombre ya no sea lo último que pronuncio cada noche.

Volvamos a dormir solos. Como cada noche, volvamos a soñar que mañana será un gran día. Volvamos a cumplirlo.
Nosotros.
Con los de siempre.

Shh... Es hora de dormir.
~Que tengas dulces sueños~





Mi hermano mayor.

Hora de comer. Pero hoy era especial. Hoy comíamos juntos.
Yo había pelado las patatas y él las había puesto en la sartén.
"¡Fue muy divertido! Tendrías que haberle visto!"
Risas... Y la puerta que se abría con un saludo desde el recibidor.

-¡Hola papá!
Ambos al unísono.
-----------------

De vez en cuando te regalan trocitos de la vida que no has podido vivir. Y precisamente por eso, son aún más especiales.

Manías

Muerdo los bolígrafos cuando me estreso, cuando me aburro o simplemente porque sí.

Tras pedírselo en varias ocasiones, conseguí que me regalara un bolígrafo negro.
Tenía que ser negro porque era el que me faltaba.
Logré que se acordara de mi necesidades...por una vez.

Y ahora que ya casi forma parte del olvido, veo lo estúpida que fui al prometer que no mordería aquel bolígrafo sólo porque "era importante"
Curiosamente, como tantos otros bolígrafos sin valor, ha pasado por mis labios para acabar entre mis dientes.

Lo que sentía por él no pudo acabar con mis manías. No pudo cambiar mi yo. Al fin y al cabo.


domingo, 26 de septiembre de 2010

Ready?

Vellos de punta. Ligero brillo en la mirada. Quizá no esté todo perdido.

¡Una conversación civilizada!
Oh Dios mío! ¿Es cierto lo que ven mis ojos?
¡Sí! ¡Es una conversación civilizada!

Vacía... pero civilizada...

"Y el rintintín de tus palabras? Esas que salen de vez en cuando de lo más hondo. De la capa aún más profunda que el final del hoyo. Esas que quieres que le duelan y que tapas con una risa."
"Cállate idiota, nadie te/me ha pedido tú/nuestra opinión"

Y esta vez no me río.
¿Preparada para ser amigos?
Sí, amigos de palabras huecas.
Es cuestión de llenarlas, no desesperes...

Tranquila y paso a paso.

Sh... es tarde. duérmete ya.

New room

Saca todo de ahí.
Y una vez fuera, decide qué es lo que va a volver a entrar. Sólo puede volver aquello que te haga feliz. Queda prohibido llenar la habitación de recuerdos inútiles.
Haz limpieza.
Elige el color.
Y deja que manos ajenas se ocupen de ello, Cuando vuelvas, las paredes lucirán otro color.
Y entonces es momento de cambiar las cosas de sitio. Lo que antes estaba ahí, ahora debe estar allí.. O puede no estar. Ésa también es una opción.
Decora con nuevos colores... convierte esa habitación en una nueva, pero que no deje de ser la misma.
Es cierto, la cama a la que te invité ya no es esa. Nunca lo será. Y ahora está en otro lugar. Pero ¿viste? Las paredes son las mismas... De otro color, pero las mismas... Y todas esas alcayatas clavadas... Todas siguen ahí.
Pero no pasa nada, porque me servirán para colgar nuevos cuadros. Y las que no sirvan, siempre las puedo quitar.

Es mi nueva habitación.

Momentos de tú y yo.

Antes de comenzar a leer, para que este momento sea más especial píde a las libélulas que lloren su sexta lágrima " Marlango - Pequeño Vals"
Cuando comience ese feliz llanto, puedes seguir leyendo.

♫♪


Pasear bajo la luz de la Luna por las calles solitarias de Sevilla. El fresco que acaricia nuestra piel. Esa chaqueta que no quisimos llevar por orgullo.
Alguna pandilla que otra... algún "halago" que otro...
Carcajadas. Las nuestras. Y nuestros tacones resonando por callejuelas y grandes avenidas.

Creamos eco ¿te diste cuenta?
¿Escuchaste nuestras miradas?
¿Viste nuestras risas?

La luz de la noche te queda genial con esa falda, por cierto. Y combinada con tu sonrisa, estás de muerte.

Con un pie delante del otro, nos acercamos a Dios sabe dónde.
Sin horas. Sin destino. Un "esta calle me suena. Ah no, no, me he equivocado"
Simples deambulantes que disfrutan del momento. "Momentos de tú y yo"
Un abrazo espontáneo a la luz roja de un semáforo.

Y a cada paso, un secreto desvelado, una sonrisa dibujada y una lágrima caída. Pero de esas de verdad, no de las que salen, sino de las que te sacan. Como la voz... Es fácil pensar, pero cuando te piden una respuesta y tienes que forzar las cuerdas vocales para pronunciar eso que duele... es diferente ¿verdad?
Duele, pero me gusta el sabor en mis labios sonrientes.

Perdernos en la ciudad de la vida. Llamar desesperadas para que nos busquen. Que nos encuentren. Y volver al camino.

Y todo sin dejar de reír.

Ser nosotras. Me encanta.
Tú y yo.


No hizo falta llegar al baileys para contárnoslo todo.

Uy

Uy!
Pero no dolió, porque no esperaba nada.


-Mentirosa. Que no esperabas nada, dices...
-Es cierto, no esperaba nada.
-No esperabas nada porque no ha pasado nada. Pero en realidad, te habría gustado que sí pasara algo. ¿Y entonces qué? ¿Dirías que sí que lo esperabas?
-Exacto. Si nada ocurre, no dolerá porque nada esperé. Y si algo ocurre, afirmaré que me hace aún más ilusión porque era lo que quería.
-Idiota.
-Vale, pero ¿no te parece la forma más inteligente de vivir?- hubo un silencio entre Yo y Mí. -Has sonreído. Te he visto.
-Cállate.
-Orgullosa...

Y ambas sonrieron.


sábado, 25 de septiembre de 2010

Perdonar y olvidar



Perdonar que me olvidaras.
Olvidar todo lo que perdoné.

Perdonar lo que callaste.
Olvidar lo que dijiste.


Pintalabios.

Pintalabios con sabor a miel.
De esos para dejar la miel en los labios.
De esos que me niego a usar.


¿Sería menos doloroso si me odiara?

Mundos

-Globalización.[...] Economía[...]Sindicatos[...]Crisis[...] Manifestación[...]  Huelga[...]  En paro[...]  Jubilación. Prejubilación[...] Sueldos desorbitados[...] ¡No hay derecho![...] Derechos[...] Lucha[...] Futuro...
¿Se puede saber qué te hace tanta gracia?

-Nada, es que aún no he decidido qué vestido ponerme mañana. ¡Será un lindo día!

De momento y por suerte, mi hucha está bien llena. Bien llena de 
felicidad.


jueves, 23 de septiembre de 2010

Colapso emocional

Sólo ese "idiota" comprenderá del todo estas palabras.
¿Cómo podría el caos amar?
Sufrí el dolor de no ser correspondida.
Sufro el dolor de no corresponder.
Pero yo no soy la víctima aquí. Nadie lo es. Simplemente, somos.

Cupido, te volviste injusto. ¿Dónde quedaron los amores de cuento? ¿Dónde quedaron los "y vivieron felices y comieron perdices para siempre"? ¿Y por qué la princesa no corresponde ya a los príncipes? ¿Es que éstos se destiñeron?
¿Y por qué?

Para que no le pidan peras al olmo...

Me da miedo besar... Pero no es porque no quiera. Es que tengo miedo de hacerle aún más daño.
Me da miedo besar...
Pero nadie se hace una idea de cómo me gustaría abrazarle ahora. Hasta que se durmiera, hasta que soñara con cosas bonitas, como yo lo hice...
Hasta que fuera feliz...
Ven pequeño, y duérmete en mis brazos.


...Y cuando creía que no podía ser peor, llegó alguien para despedirse justo con esas palabras que sabe que yo no puedo pronunciar...
Ignorante Cupido, haces mal tu trabajo.



Y el broche de oro: aquél que quiere comprometerse de mentira.
¿Qué te propones?
¿Quién te crees para manipular con tus sucias manos las agujas de cada corazón?

¡Estúpido Cupido! Te crees Dios, pero.. sigues haciendo mal tu trabajo.



...Quisiera devolver esa mirada...

Intruso

Mi cuerpo sobre la cama y mi mente más allá... donde era Alicia y viajaba entre maravillas.
Y de repente, dejé de vagar por el bosque...



Ahora me encontraba en ese camino que tan bien conozco. Hacía un sol espléndido y los volantes de mi falda bailaban al compás de mis pasos. Una sonrisa en mi boca y... mariposas en el estómago...
Camino... y todo parece tan perfecto... Pero falta algo. ¿La ilusión? No, la siento dentro de mí... ¿qué es?
¿Y por qué no hay nadie en la calle?
Empiezo a desesperarme. Por mucho que quiero llegar a la casa de tus besos, no avanzo. Ni siquiera soy capaz de alcanzar esa parada de autobús. ¿Qué demonios ocurre?

-------------------------
Sé que viví un sueño. Pero... ¿estaba despierta entonces? 
Dicen que recordar es como soñar despiertos. Que el pasado no existe. Porque ya no es. Y nunca más será.
-------------------------

Y me detengo en seco. Como un telón, la imagen que tengo justo en frente cae a mis pies.
¿Se puede saber hacia dónde te dirigías? Hacia el vacío.

¿Cómo no me he dado cuenta antes? ¿Cómo no fui capaz de distinguir la realidad?
Por unos instantes, reviví el sueño que una vez tuve. ¿Soñé que soñaba? ¿o soñaba lo que soñé? ...

¿Por qué no había nadie en la  calle? Porque no era esa calle. Porque tú no esperabas al final. Porque ahora no es ayer... 

Mi cuerpo se estremeció en la cama y mis órganos se encogieron, intentando llenar ese agujero negro que creó el soñar con mi sueño.
Infinita soledad y aire que se acaba...
Mi último suspiro... "Fuera..."

Y tal y como había llegado, se fue dejándome de nuevo en el bosque. Viviendo una vida en la que tú no existías. Alicia siguió caminando... y al poco, me dormí... Soñé que dormía abrazada al pecho de alguien que latía por mí. Qué agradable...
...
Ya no te amo... y apostaría todas mis lágrimas a que ya no volveré a hacerlo. Pero... Cielos, cómo extrañé esa sensación de vivir un sueño...
---------------
Los recuerdos están hechos del mismo material que los sueños... ¿qué mas da si los confundes?



miércoles, 22 de septiembre de 2010

Acompañada

Mi risa retumbó en aquella sala y me miraron atónitas.
-Sí, tú ahora te ríes pero en realidad...
-Ay cariño, ¿y qué voy a hacer? ¿echarme a llorar?

Volvieron a escucharse carcajadas.
Pero ya no eran sólo mías.
--------------------------------------------------------
Necesidad de vuestras palabras...

"Capullo. Y caña de lomo! Caña de lomo!"

Reiré y reiré hasta llorar... =) por pura felicidad.

martes, 21 de septiembre de 2010

¿Y esto?

¿Y esta ilusión?
¿Y este continuo buscar su nombre en esa larga lista de desconocidos?
¿Todo esto por unas lindas palabras, una bonita despedida y un buen sabor de boca tras pronunciarla?

Es divertido.

Quizá solo necesite volver a sentir ese dolor. Ese agradable dolor...
Y ese indeseable dejará de monopolizar mi botiquín de primeros auxilios.

Pero...¿ya?
Ay pequeña, no quieras correr si no sabes hacia donde.

¿Será porque se acerca el otoño y no quiero que me pille sin abrigo?

Y que escuche cómo crujen las hojas bajo mis zapatos....


Corre, que te pisas.

"Quieta"
Me gusta escuchar esa palabra de mis labios... El ser capaz de pronunciarla ya es un paso para conseguirlo.
En el reloj de la impaciencia, las horas que marcan son los minutos. Y los minutos marcados ya pasaron como segundos.

Por correr, por querer vencer al tiempo, creé este mundo de falsos saludos, de miradas huidizas y de sonrisas dibujadas sobre un papel mojado...

Por querer arreglarlo, forcé el trascurso normal de los días... Lo siento...?

Es que tengo prisa... Tanta que aún no habiéndome levantado ya quiero echar a correr...
Corre, corre, que te pisas.
Ponte la meta más allá de donde puedas llegar... y esfuérzate. Puede que no llegues a ella, pero habrás recorrido un largo camino y podrás sentirte orgulloso.

Alguien importante se dejó caer por aquí y susurró: quien hace puede equivocarse. Quien nada hace ya está equivocado.
Las libélulas me lo susurraron y sonreí.

He corrido demasiado, toca descansar. Toca seguir viviendo a un ritmo al que mi corazón no se ahogue con sus propios latidos.
Llegué antes de la hora acordada y tendré que "esperar" por si te pasas por aquí.
Y puede que... tú llegues demasiado tarde.

Arrebatos

Por mis venas no corría sangre. Corría furia.
Mi pelo se incendió y mis ojos se volvieron magma.

La dulce pequeña se hizo cenizas y quedó atrapada en lo más profundo de las llamas.Salió el demonio que escondía.

En un arrebato arrebaté tu mirada de las paredes de mi mente. No rompí aquel dibujo porque era MI dibujo...
Pero esa otra fotografía... aquella sí que dolió. No la había hecho mi mano y mi egoísmo pudo destrírla
Curioso que sólo ardiera tu rostro...
¿no crees?

Junto a aquella fotografía ardieron los rastrojos de las esperanzas. Suerte que no arrojé también mis ganas de tenderte la mano... Suerte que aún estás a tiempo de disfrutar de mis sonrisas.
Mis sonrisas punzantes.

------------------------------------------------------
Tu cuerpo no estaba sobre el tatami... Pero yo podía verte.
Me avergüenzo pero... he de admitir que me esforcé al máximo en cada técnica para que la recibieras. Justo ahí, donde más duele.
Debería esforzarme por mí y no por hacerte daño pero... al fin y al cabo... el karate es una defensa no?
Tu atacas, yo defiendo...
Y contraataco.
¿Qué puedo decir en mi defensa? Soy humana.
--------------------------------------------------------


Ganas de vomitar

Es irónico teniendo en cuenta por cuántas manos he pasado desde entonces.

Y mira que sabía lo que ocurría. Y mira que el cristal era bien transparente. Y aún así, cuando llegó la noticia, mis nervios se anudaron en mi garganta. Ganas tremendas de reír. Ganas tremendas de odiarte.
Por momentos lo consigo.

Tus labios en los suyos.

Y unas ganas de vomitar inaguantables.

No corras, prematura

No dejes que aquél que te entró por los ojos entre más allá.
No dejes que aquél que te entró por los oídos entre más allá.

Porque ni siquiera conociste una 15ª primavera...
Tus labios aún no están preparados para besar el dolor. Y cuando llegue el día, quizá los tengas demasiado gastados como para saborearlo.
No tengas prisa por maquillar lo que la sociedad llama "imperfecciones"

¿Dónde quedaron tus muñecas?

O el mundo se está haciendo prematuro... o soy yo la que vive a ritmo de tortugas...

domingo, 19 de septiembre de 2010

El horno

El horno se puso tan caliente, que en un descuido, me quemó.
No. No me quemé, me quemó.



Cuidado. Las quemaduras duelen.

Realidades

-Qué realidad tan estúpida nos estamos creando tú y yo.
-Casi tan estúpida como la realidad verdadera, ¿no crees?



Sólo los locos sobreviven a la locura de la vida...

¿No es divertido? Tanto que a veces parece que incluso duele.
Risas.

sábado, 18 de septiembre de 2010

retales de infancia...

Esos cabellos de plástico enredados... Esos vestidos, que vestidos de polvo, aguardaban ser cambiados... Esas sonrisas pintadas, esa perfección inhumana... El color que el  señor tiempo se ha encargado de borrar...
Esas risas olvidadas, esa imaginación desaprovechada...

Fue necesario que me visitara un hada para retomar mi infancia.

El año que viene iré a la universidad... pero estoy feliz porque me visitó mi inocencia.

Nostalgia...
Y plastilina en las uñas.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Happy birthday to you...

Felicidades porque hace ya 19 años que alegras el mundo =)

Y... gracias por caminar entre libélulas tantas veces...
Sé siempre bienvenido aquí, donde lloran...
Donde te ven crecer...




Las libélulas encenderán una vela y la soplarán por ti ^^


Happy Birthday, Bardo ^^

Lacasitos

Cuando sienta que ya no puedo más y que se agotaron mis fuerzas
me suicidaré tomando un bote entero de lacasitos.

Será la muerte más dulce... ¡Y también la más divertida!

Just my imagination! Just me! 

Smile! ^^

Oye piedra...

Oye piedra, que quiero volar y "tu amistad" me pesa.


Gritos de silencio

Como un grillo de la suerte encerrado... Saca sus antenas entre las rejas para ver el Sol... Sí, sabe que sigue ahí. Pero se desespera esperando sentirlo.

Generalmente escucha... porque le da miedo hablar.
Pocas veces lo hace, y cuando lo hace, desgarra.

El repiqueteo de sus dedos en la mesa acompaña. Sus ojos verdes se esconden tras las cortinas... No quieren ver el desastre que se avecina.
Sus labios se disfrazan de sonrisa y comienza el espectáculo.

Los sentimientos se agolpan en las paredes de su corazón, y a cada latido se esparcen por cada vena...
Susurros salen de su boca. Poco a poco. Algún espectador anima la sesión y ciertas palabras se acumulan y salen a trompicones...
Le tiembla la sonrisa. Su voz se entrecorta y carraspea. Colapso emocional...

Pero no llora ni una lágrima...
Está tan rota que ni siquiera puede llorar... Deseé abrazarla entonces. Y aún lo deseo. 
Se hizo dura, de palabras cargadas de desprecio. 

Y poco más conseguimos escuchar...   Porque prefiere no hablar  y no hacer daño. Quizá tampoco solucionaría nada... o eso hace creer.

Pero tranquila cielo... Porque allí todas pudimos oír cómo gritabas a golpes de silencio...




Sinsentido

-¿Qué te hace llorar?
-Que es un imbécil redomado...
-No sé cómo puedes ser tan buena con él...
-Porque yo soy aún más imbécil...

Parece que me gusta sufrir...

De vez en cuando

De vez en cuando hablan por mí....


Vete- Marlango

El amor es algo bello que estropeas sin darte cuenta.
Te dí mi vida entera, mis besos y ahora te alejas.
¿Que quieres de mí?
¿Que quieres que yo haga más por tí?
Todo el amor que yo tenía te lo dí.
¿Que quieres de mí?
¿Que quieres de mí?
Vete, Me has hecho daño.
Vete, Estás vacío.
Vete, Lejos de aquí.
Vete, Con tus mentiras.
Vete, Me has hecho daño.
Vete, Lejos de aquí.
Recuerdo aquellos días en que tu por mí vivías.
Destruíste ese amor que te dí con ilusión.
Confiaba en tí, yo pensaba que era todo para tí.
Y, ahora, te alejas sin decirme un adiós.
¿Que quieres de mí?
¿Que quieres de mí?


Música para acompañar...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Ya no sé

Ya no sé qué esperar de ti... porque [no] sé quién eres.
A pesar del tiempo vivido, tengo la impresión de que no te conozco.

Quizá nunca llegué a hacerlo.
Quizá sólo me enamoré del olor de tu colonia y de las mentiras que vestías.

Puede que mañana nos crucemos por la calle y no seamos más que dos desconocidos...
Dos extraños invisibles....


Pero...Fui afortunada, conocí una parte de ti que nadie más encontró aún... la escondes tanto que ya no sé dónde se perdió. Perdiste la luz de tu mirada. Quiero creer que fue verdad.

Realize...

"Tú no te mereces esto..."


Mis lágrimas resbalaron por su mano... y  gracias a que fue su mano y no la mía, fui capaz de sonreír...


"Si no te hace feliz, es que no merece la pena" Tanto decirlo y ahora...debería aplicarme el cuento...


Esta es la historia de cómo mi optimismo me llevará hasta la perdición por el camino de los reproches...


Cómo duele ver tu indiferencia ante mis esfuerzos... Yo, que fui tu mundo, que fui tu todo... yo, que te envolví tantas veces... 
Mientras destruías nuestro hogar con tus gritos susurrados, lloraste... Pero no entendí por qué lo hacías... Derramaste las lágrimas del olvido... Me sumergerías en ellas y enterrarías todo lo que vivimos... todo lo que soy...


Estúpida por pensar que podíamos continuar nuestra historia... Imbécil por haber retomado la vieja pluma de los recuerdos por ti...  Por creer en ti...
Por creer en tus palabras... "no quiero que terminemos mal"
¿Serías capaz de volver a pronunciar esas palabras con la misma fuerza que ayer? Silencio, tú no escuchas. Ya nunca lo haces.


Todas esas ocasiones en las que limpié mis lágrimas con el sonido de mi risa, esa fuerza que fui a buscar al cielo de los caídos, todos esos "seguiré" y toda esa ilusión se disuelven ahora como el hielo de esa copa abandonada en una mesa, tras la fiesta. Ya se marcharon los invitados...


¿Sabes? El hielo se acabará derritiendo y el frío habrá pasado...
La copa se ha estrellado en el suelo. derrama su contenido poco a poco... Lágrimas con sabor a vino...
Y cuando tu inmadurez te lo permita, verás ese vino maduro desperdiciado en el suelo... y ya será demasiado tarde para recogerlo...
Es posible... ¿sí? ¿Lo es? Ya empiezo a dudar que alguna vez hayas asistido a nuestra fiesta...Quizá me emborraché yo sola de amor.
Cómo hacerte entender que me dejo la piel en cada palabra que arranco de mi ser... Cómo hacerte entender que no lo estás haciendo bien... Cómo decirte que ya no pareces una persona...


Duele renunciar a ti... porque lo que tengo de ti es ese recuerdo... Hay quien dice que recordar es lo mismo que soñar despierto... ¿Cómo renunciar a ese sueño?
Cada letra pronunciada por tus labios se convierte en una escama. Esas escamas formarán mi coraza y me haré inmune a ti. Porque si esto es lo que queda de tu persona no merece la pena suspirar... Que otros pájaros se coman las migajas que quedan de ti
Me hiciste feliz. Y luego se acabó... ¿no? De ti depende. Yo ya he movido ficha. Jaque.
Si no respondes con un buen movimiento, se convertirá en jaque mate. Y yo no seré la que perderá una amistad.


Duele darse cuenta de que todo aquello por lo que has luchado no valen la pena. Todo el esfuerzo en vano.
Duele saber que esa persona estimada no existe...


No merece la pena llorar por alguien que gasta su tiempo en contar películas frente a una pantalla... No merece la pena llorar por una piedra.
Porque la piedra, por sorprendente que parezca... no llorará.


Y será la historia de la amistad que pudo y no fue.


Porque quizá eres tú el que no me merece...






Y ese papel no desechado es mi esperanza. Porque fuiste mi compañero, porque confío en las personas, porque soy optimista, quiero creer... Quiero creer que aún puedes hacerme feliz. Quiero creer que me equivoco. Quiero ir en contra de todos y apostar por ti...
Demuestra que me equivoco...por favor...


Y si me equivoco, caminaré orgullosa de mi error... Porque no seré yo quién decepcionó.
Porque podré gritarle al viento: al menos yo lo intenté.

martes, 14 de septiembre de 2010

Lucha siempre

Alguien importante en mi vida me dijo una vez que continuara luchando hasta el final. Hasta no tener fuerzas. Hasta caer exhaustos...
----------------------------------------------------------------------
-¿Y cuando damos la batalla ya por perdida?
-Hay que seguir luchando. No sabemos en qué estado se encuentra el enemigo y quién sabe... Quizá esté aún más débil que nosotros y tengamos posibilidad de vencer...
-Hai sensei!
------------------------------------------------------------------------
Y sonreí...

Dime ahora, maestro... Dime qué hacer cuando el enemigo somos nosotros mismos...

Superación.


Mierda

Lo intento, créeme que lo intento. Pero con esa actitud sólo consigues que mis palabras de amor se transformen en reproches... Cada movimiento que haces es digno de una reprimenda... ¿por qué haces eso?

¿Es que quieres que todo acabe?


Quizá esperé demasiado de ti....


Por favor, demuéstrame que me equivoco...
Demuéstrame que tu amistad vale la pena...



Qué sensación tan extraña

Qué sensación tan extraña la de estar enamorada de un recuerdo...

Qué rabia cuando mi habitación guarda su olor...

--------------------------------------------------------
-No me ignores ahora...
-Estaba ocupado
-Ah, es cierto... ya no soy tu prioridad...
-------------------------------------------------------

lunes, 13 de septiembre de 2010

A alguien que llegó para quedarse...

Tantas veces soñando con este día...
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Verte llorar en un hombro ajeno y pensar: jamás aceptará el mío. 


"Nunca llegaré a entenderla"
-Es como intentar abrir una puerta cerrada con una llave que otro tiene.
-¡No! ¡No entiendes nada! ¡ni siquiera hay puerta! Es un muro! Y por mucho que aporrees los ladrillos no se mueven ni dos centímetros...


Y ver tus lágrimas fugitivas... Y cómo escondes la cara de mí... Porque te avergüenza que vea cómo te sientes...


Impotencia...

domingo, 12 de septiembre de 2010

Continuar nuestra historia...

No sé cómo ha ocurrido, pero me apetece de repente...

Hay personas que completan y otras que complementan...

"Me complementa, y cuando se vaya, seguiré siendo yo"

Es hora de que pases a ser otra cosa... Es hora de que me completes por ser quien fuiste y quien serás...
Comenzamos una linda historia de besos y abrazos... La historia del complemento imprescindible... EL complemento más perfecto...
Aunque me dejé las ideas claras cuando todo comenzó: Una señora sin su lustroso sombrero, sigue siendo tan señora como al principio.

Soplaron distintas ráfagas de viento y el sombrero salió volando, dejando amoldada la cabeza de la señora...

Las palabras se las lleva el viento, los sombreros también


Fue el momento de pararse a descansar... Huracanes, brisas, ventiscas y nuevos aires.... Su pelo jugó con el viento hasta quedar totalmente despeinado... Le gusta sentir cómo el aire se pasea entre sus cabellos y le dan una nueva forma... Un nuevo color...

viernes, 10 de septiembre de 2010

Lo que quise escuchar...

Necesitas que te perdone para perdonarte a ti mismo... Bien, no lo haré... porque quiero quedarme  a vivir en ti... quiero ser ese parásito que vive de tu latidos, que se alimenta de tu sangre... Porque como yo lo hago, tú tienes que saber cada quién soy.
Tienes que recordar cada día todo lo que dejaste escapar. Tienes que arrepentirte.
Y cada mañana despertarás y te notarás más cansado que ayer... Tus articulaciones se atrofiarán y tu espalda se resentirá. Tus pensamientos serán cada vez más simples... Serás incapaz de recordar dónde dejaste las llaves o qué cenaste la noche anterior... Y una sola idea irá anidando en tu cabeza: yo. 
Empezaré por tu corazón... Limaré las esquinas y me comeré lo que quede... Arrancaré con mis garras todo lo que no sea yo misma. Me fabricaré una casa dentro de ti y eliminaré cada migaja que no me pertenezca...
Irás olvidando cada palabra, cada gesto, cada mirada ajena... caerán en el olvido... Sí, justo como estás haciendo ahora conmigo...
Justo como no quiero que ocurra...




Río a carcajadas. No sabes hasta qué punto he llegado a mentir... Sólo por mi orgullo... Es hora de ser sincera... contigo y conmigo misma...
Sólo deseo que seas feliz...
¿Te perdono? Inevitablemente... porque te quiero... y el amor se caracteriza por querer el bien del otro antes que el nuestro...¿no?
Quizá he llegado a amarte tanto que no me importa que me olvides. Sí, te perdono para que puedas olvidarte de mí, de la culpa que sientes por haberme abandonado...
Pasaré a la historia... 
No, no te preocupes... Éstas lágrimas que resbalan por mis mejillas no son tu responsabilidad... es sólo que... me gustaría que me hubieras mirado a los ojos aquella vez... que de verdad hubieras visto cómo me rompía en mil pedazos.. Que te hubieras parado a observarme... y que mientras no apartaras tus pupilas de las mías, tus labios hubieran dicho suavemente:


"Lo siento"









Lo que quise decir...

Dije lo que quería decir...pero no a ti... Nunca a ti...
Corté con las tijeras del silencio ese cordón que unía nuestros zapatos.. nuestros pasos...

Y me esmero en volver a unirlo... Pero es evidente que ya no quedará igual.. Que los besos ya no serán besos... que las caricias ya no serán caricias... Y me canso... porque cada vez que intento atarnos los cordones, te echas a correr con tu indiferencia de siempre... Te fui diferente un tiempo... ¿y ahora qué?
¿Mis sonrisas ya no son sonrisas?¿Mis ojos ya no son mis ojos? Sí... siguen siendo los míos... pero se han perdido entre una multitud, ¿cierto?

¿Qué ocurre contigo? ¿Siempre fuiste así y no me di cuenta?  ¿Me mostraste un interés insólito  y ahora vuelves a la normalidad?
Pues odio tu normalidad... Odio tu pasividad... Odio que no recuerdes quién soy.

Me he convertido en un resquicio de culpa en tu corazón. Sólo eso. Porque me abandonaste. Necesitas que yo me sienta bien para no sentirte culpable. Para perdonarte a ti mismo por haber sido cruel... No me engañes, no es por mí. No es por el cariño que aún puedas guardar por mí. Porque salta a la vista que te da igual echar a correr y llenarme las pestañas de polvo... Para no ver mis lágrimas... Para seguir creyendo que eres el amo del mundo... No cielo, no eres perfecto.

Necesitas que te perdone para perdonarte a ti mismo... Bien, no lo haré... porque quiero quedarme en ti a vivir... quiero ser ese parásito que vive de tu latidos, que se alimenta de tu sangre... Porque como yo lo hago, tú tienes que saber cada quién soy.
Porque es injusto verte sonreír desde el otro lado del espejo.... y que no te dignes a mirarme...

Lo hiciste ese día y lo vuelves a hacer hoy...

Sé un hombre por una vez en tu vida y mira mis lágrimas. Asume tus consecuencias... Enfréntate a ellas... Sécalas con tu mano... saborea su sal... Y... no me dejes sola con esto... No desaparezcas así...


Oye, si sigues en esa dirección continuarás tu camino sin mí... Lo sabes, ¿verdad?
Eso es... échale sal a las heridas que tú provocaste.. Así no podrás ser la enfermedad y la cura... Sólo la enfermedad...
Cielo, dame razones para odiarte... para que perderte no duela tanto...



Qué más da cuánto pueda escribir... No lo leerás porque duele, ¿verdad? Porque sigues siendo tan cobarde como entonces... Porque prefieres enterrarlo todo...
No tienes huevos.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Superficie y cimientos

Quienes admiren mi fortaleza... que sepan toda la verdad...
Que cuando soplo para avivar los fuegos ajenos me es inevitable derramar agua sobre mi propia candela.
Menos mal que el calor de mis llamas evapora las lágrimas antes de que me apaguen.
Menos mal que mis cimientos están bien construidos.

Y que no se dejen engañar por la caligrafía de mis palabras... que si las tuviera que leer, me temblaría la voz...

Pero claro... no puedes decirle a alguien que acaba de romperse que tú sigues recolectando trocitos de ti misma... No puedes negarle las ganas de renacer... No puedes... No puedo...

Y es cierto que lo supero día a día y que soy capaz de sonreír... pero es que ayer hizo un mes desde que desperté de mi sueño...


El cielo de los caídos

Se repite la misma historia en unas personas y otras.
Personas que alzan el vuelo acompañados y que caen irremediablemente de nuevo.
Es un principio de la física, no se puede evitar. Todo lo que sube, tiene que bajar.
Dios, tiene que ser de una forma tan dolorosa?
Maldita gravedad...

Por suerte hay algunos que en su vuelo son capaces de atravesar hasta la atmósfera y llegar al universo... Allí, donde no hay gravedad... allí donde no se puede caer...
Yo volé por el cielo... como tantos otros... Y como tantos otros, caí...
Alcanzar la eternidad...  "nuestro amor será eterno..." Todos comienzan a batir las alas de ese modo. Sólo algunos lo logran de verdad...

Y aquí estoy, en el suelo, de nuevo. Saltando, bailando, brincando... jugando a que vuelo... 
Y mientras salto los charcos, los cuerpos inertes de las personas con alas rotas caen a mi alrededor...
macabra imagen de cadáveres que caen...



Tranquilos... cuando el dolor se resienta y os acostumbréis a él... Cuando abráis los ojos y empecéis a distinguir las figuras en la oscuridad... veréis que hay más como vosotros... Hay más personas sin alas... Diferenciaréis la sombra de alguien que os sonríe. Yo os sonrío.
Es cierto, es una sonrisa rota... pero es una sonrisa... Es todo lo que puedo ofrecer...

Yo también llegué aquí y aún no he podido curar del todo las heridas... pero he sido capaz de ponerme en pie y saltar charcos... La caída duele, pero aún no ha muerto nadie...

Renaceremos. Lo sé.

Quiero ser el ángel de muestra. Ése al que todos admiren. Ése que fue capaz de recuperarse y mostrar cómo hacerlo.

Aquí estamos, señores. Y no pasa absolutamente nada.

cajón de sastre

Dentro de un desorden racional tengo mis razones ordenadas. 

Y me gusta ser así.





¡Colorea sonrisas!

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Cuestión de esfuerzos...

¿De qué me sorprendo? Ha vuelto a ocurrir... como siempre.

No imaginas la alegría que sentí cuando reapareciste de la nada para saludar.
Tienes esa capacidad para aparecer -y para desaparecer- y alegrarme el momento. Eso, el momento... Acabarás siendo un instante de alegría de mi infancia que salpica de vez en cuando mi presente...
"Cuéntame, qué fue de ti?"
¿Qué fue de mí? Sigo aquí, nunca me fui...
Suspiras... "Debería haber estado a tu lado. Me perdí ese momento..." Me río a carcajadas.
Sí cielo... te perdiste ese momento... y los cuatro años que le preceden. Te perdiste mi adolescencia. Te perdiste lejos, muy lejos, sin preocuparte de la vida que dejabas atrás... de la amiga que se quedaba atrás...
Vuelvo a reír... pero, cuidado,  no te lo creas. En realidad no me hace feliz...

Y de nuevo lo hiciste, volviste a activar la esperanza de mi subconsciente con sólo pronunciar dos palabras...
"Quiero verte"

Claro... quieres verme... Y me morí de ganas de abrazarte, de besarte, de volver a ser uña y carne... No quiero contarte todo aquello que te has perdido... No quiero que miremos atrás e intentemos llenar nuestras respectivas ausencias... Quiero crear un hoy contigo. Para que mañana sea un ayer que recordar... Un ayer en el que sí encuentre tu sonrisa...

Y cuando sólo faltan horas para que creemos nuestro mundo... repites la misma canción...
Una risa nerviosa... siempre comienza igual. Melodía del infierno.
¿De qué me sorprendo?
Excusas, más risas, las palabras no coinciden, vacío lo primero que se me ocurre al teléfono... Al igual que tú.
En vano, siempre en vano, como todos mis intentos por recuperarte.

¿Sabes? Tu contrato de amistad no decía nada sobre mi estatus por debajo de todo nuevo plan que surja en cualquier momento y sin previo aviso. Por debajo de cualquier otra persona a la que ves cada 24 horas. Lo que no incluyes es que siempre soy tu segundo plato...

Me he cansado. ¿Me oyes? Estoy harta. No soy un juguete. Soy una persona y era tu amiga...
Créeme que me esforcé por volver a quererte... pero vuelves a olvidarte de cada juego que compartimos...
Porque tú siempre lo olvidas todo... Ni siquiera recuerdas cuál es el único día que quiero que recuerdes... Sólo te pido un día al año ¿tan difícil es amarme uno de 365?
Impresionante...

E igual de impresionante es que, aunque mentiste una vez más, he vuelto a creerme tu mentira... He vuelto a caer...No es la primera ni será la última ocasión en la que ocurra... Estoy cansada... Pero sigo buscando esa amiga que una vez fuiste...
Volví a aceptar tu invitación.
Una vez más. Y... volvería a hacerlo.

martes, 7 de septiembre de 2010

Ironías

Aprecio más a aquel que no besé porque me amaba
que a ti, que me besas aunque no te importo nada...







Nunca me amarás

Nunca me amarás por lo que soy. Porque nunca me conocerás.

Porque tú no eres él... Porque contigo todo es diferente... incluso yo misma...
Jamás escucharás una risa verdadera salir de mis labios... Tú solo ves esa sonrisa fácil... sí, exactamente esa que sale de la boca...no la del corazón... Porque tú no llegas tan hondo...
Ese es el problema... flotaremos por la superficie del lago sin bucear y descubrir el fondo...
En tu sociedad si no vale lo de fuera, mucho menos lo de dentro...Y quiero valer... Y me pongo nerviosa.

Porque no me siento capaz de mostrarte mi verdadero yo. No a ti... Porque, aunque me mostraron lo contrario, desde que se fue me da la impresión de que nadie me amará por ser lo que soy... Y si me amara a mí, por ser yo... se cansaría de hacerlo... 

Es cierto, no hay ilusión. No hay amor. No hay mariposas en el estómago... Pero sé que tampoco habrá dolor...
Quizá soy terriblemente aburrida de amar...

Por eso nos besaremos de esta manera... Para que no te canses de verdad... para que no te canses de mi verdadero yo... Para que, si te vas, sólo le duela a mi superficie...

Porque si vuelven a abandonarme a mí... a mi verdadero yo... no sé si tendré las fuerzas suficientes para continuar...




"Y es tan frecuente como extraño,
si no puede hacerte daño,
no te hará feliz"


domingo, 5 de septiembre de 2010

Asume las consecuencias

Jugué.
¿Te arrepientes?
Lo siento chica. Esta vez no te arrimaste a la sombra de un buen árbol.
¿Y qué vas a hacer? Sólo jugabas a mentir... No puedes sentirte utilizada porque sólo era un juego. Un juego de mentiras. Y tú aceptaste las reglas desde el principio.

Es por eso que no me arrepiento. Hice lo que me apetecía. Acepté entrar en su juego, inventarme una vida y creer su vida inventada.
Asumo las consecuencias.
Quizá si hubiese sabido la verdad desde un primer momento, no habría movido mi ficha de la casilla de salida.
Sentirse idiota no sirve de nada ahora. Sabías que no sabías nada. Y aún así, jugaste...
Ahora el juego se ha acabado... pero él sigue tirando los dados... Ese sonido de los dados al chocar me molesta... Y lo hace cada vez más... Es irritante...
Si ésto continúa acabaré por derribar el tablero y pisar las fichas que rueden por el suelo.
Game over, baby...


Ahora toca desmentir ese juego de mentiras...



...
¿Te arrepientes?
No. Sólo asumo las consecuencias.



Alguien susurró: No te sientas idiota por un idiota...
Y me hizo sonreír

Como malas hierbas...

Las esperanzas nacen del vacío y crecen rápido. Crecen rápido y se expanden como las malas hierbas en nuestro jardín...sobretodo cuando son falsas esperanzas. Se multiplican hasta ocupar la totalidad de esos cinco minutos. Esos dulces cinco minutos que son capaces de elevarnos hasta el cielo...

...Y dejarnos caer en picado hasta rompernos los huesos contra el asfalto.

No se puede vivir en una montaña rusa sin frenos... porque el cuerpo tiene memoria y cada caída duele un poco más...

No se puede vivir de falsas esperanzas... No se puede...


Hay que arrancarlas en cuánto las encontremos. Arrancarlas, pisotearlas, quemarlas...
Porque no son más que una mentira... Dulce, pero mentira...


"No, si no eres tú"

Lo siento, en esta otra ocasión tampoco seré yo la que cumpla ese otro sueño...

"¿Qué le vas a hacer?" preguntaron a mi rincón más oculto.

Pero no obtuvieron respuesta.

Porque roto, un corazón no puede amar.
Porque al olmo no se le pueden pedir peras...

Culpable

Volvemos a lo mismo.
"Preocúpate por ti. Sé egoísta porque es lo que necesitas. Y cuídate mucho. MIra por ti y sólo por ti"
Sé egoísta...
¿Cómo podría serlo? ¿Cómo podría no serlo?
Mi cuerpo me lo pide. Sé egoísta. Piensa en ti. Sólo en ti. Tienes una necesidad que cumplir y ahora mismo es lo único importante.

Mi corazón me lo niega. ¿Cómo puedes olvidar todo lo que te rodea? ¿Cómo puedes ignorar las lágrimas ajenas?

Simplemente no quiero verlas. Saber que aquellos que amo sufren porque los planetas se alinearon de tal o cual manera rompería en mil añicos cada uno de los pedazos de mi cuerpo que intento recomponer.
Haría mi reconstrucción más difícil.
Pero eso la sociedad no lo entiende. La sociedad entiende de presidentes, gobiernos y monedas...

"No te voy a juzgar por lo que haces. Me parece genial si era lo que te apetecía y siempre y cuando sea lo que tú quieras"

No me juzgan... Esa sociedad no me juzga...
Pero no hace falta que la sociedad me juzgue cuando soy yo misma la que lo hace. Porque durante años he aprendido a vivir un poco más para los demás y un poco menos para mí.... Cada vez menos para mí...
Y de repente el cosmos se pone de acuerdo y me exige que sólo piense en mí.

¿Dónde está el límite? ¿Dónde acaba una galaxia y comienza otra? ¿Dónde comienza el egoísmo y dónde acaba el amor propio?

No puedo... No puedo intentar coser los pedazos de los demás si mi propio cuerpo está hecho añicos... ¿Cómo se puede curar un corazón lastimado con unas manos con los dedos rotos? ¿Cómo podría secar las lágrimas ajenas con una mejilla inundada por mis propias lágrimas?
Lo siento, no estoy habilitada... Aún no.
Pero me esfuerzo en reconstruirme. No puedo curar heridas. Pero quiero ser ejemplo de cómo una herida se cura sóla...


"Tú no eres culpable de nada. No tienes ninguna obligación y tienes una necesidad. Preocúpate de suplirla y ya está"

Al menos, así tú lo sientes...

Es cierto... quizá no sea cuestión de buscar culpables...
Que mi reconstrucción sea un esquema a seguir. Que mi experiencia sirva para ser feliz.
Es todo lo que puedo ofrecer ahora.

Me esforzaré por mí...
E irremediablemente, por los demás. Por ser quien soy.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Esos zapatos...

Esos lindos tacones que escogiste para mí...
Esos lindos tacones que marcaban mis pasos acercándome a ti... ese sensual sonido que amabas...

Caminé sobre ellos durante un año y medio, dando largos pasos... Pero...Ya no parecen tan altos como el primer día... Ya no me acercan tanto al cielo como entonces. Ya no estarás para recogerme si me caigo de ellos...

Esos lindos tacones... hicieron llagas en mis pies.

Es cierto... ya no estarás para recogerme...
Pero también es cierto que no lo necesito... Porque ya no son tan altos como antes... Porque he aprendido a caminar sobre ellos... a hacer sonar mis pasos no para que los escuches tú... sino para escucharlos yo... Para escuchar cómo desenredo mi camino bajo mis piernas... para escuchar mi vida

Cuando sienta las punzadas de las llagas en mi piel, buscaré un lugar donde sentarme, descansaré todo lo que necesite y continuaré más tarde.
Acompasaré los pasos con los latidos de mi corazón.
Viviré para mí.