La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








sábado, 30 de abril de 2011

Mi libélula es para ti

-Una libélula. ¿La cuidarás?
-Bueno, primero tengo que encontrar u...

Pero no fue capaz de terminar la frase cuando vio que abría mis manos y dentro desplegaba sus alas una libélula dorada, de alas violeta.
No la cogió... Pero me envolvió entre sus brazos, me apretó contra su pecho y lloró.
Quizás no lo hacía aun con lágrimas, aunque yo ya sabía que pronto llovería el cielo de sus ojos.
Quise apartar su cuerpo del mío para contemplar una de las siete maravillas del mundo (del mío) y como siempre, puso resistencia. Esa fuerza con la que se empeñaba en ocultar su rostro en mi cuello...

Por favor...

Despacio, muy despacio, fueron cediendo las fuerzas y me dirigió sólo una mirada fugaz. Sonreía levemente. El agua se acumulaba en el límite minúsculo que separa sus ojos y sus párpados. Pestañeó y sonreí: la función daba comienzo y esas esferas de cielo brillante empezaron a bajar en silencio. Una procesión de caminantes silenciosos recorrían sus mejillas en peregrinación por su piel, hasta perderse en el infinito.
Suspiró, intentando que saliesen las libélulas que hice crecer en su pecho.

¿Ves esta libélula?
Silencio.
Es tuya.

Posé la libélula en su mano, que la cogió con delicadeza, como con temor a romperla. De repente, una estrella fugaz se precipitó desde su ojo izquierdo, cargada de amor. Definitivamente, aquel ángel estaba llorando el cielo... por mí.

Tremendo derroche que tanto amor se perdiera entre los hilos de alguna camiseta. Acerqué mi boca a su piel y posé mis labios sobre sus lágrimas. Saladas. Tan dulcemente saladas...
Me bebí cada una de las lágrimas derramadas. Me bebí su amor por mí, sentí la inmensidad del universo concentrada en cada una de esas minúsculas gotas...
Éxtasis
Pensaba que nunca volvería a sentir el amor... Pensaba que sólo la primera vez cuenta, que los demás son sólo para olvidar... 
-----------------
Que yo sólo quería hacerle feliz. Que yo sólo quería ser esa palabra sin sentido, cargada de significado. Que yo sólo quería ser partícipe de su felicidad... Qué egoísta... ¿no? Que no soportaba la idea de que fuera feliz sin necesitar mi respiración, mi voz, mi mirada... Ver mi sonrisa reflejada en la suya... Y me lo negó. Así de simple. Después de tanto, tanto tiempo... decidió mirar en otra dirección.
¡Que yo sólo quería hacerle feliz...!
Que tengo miedo de no volver a ser amada, de no volver a amar.
Que yo sólo quería hacerle feliz...
-----------------
Salado...
El sabor de mis lágrimas también es salado. Estallé en llanto sobrecogida por la sensación que se tiene cuando se evapora el miedo. Aquel llanto tenía tiznas de tristeza, que venían de aquel porqué que aún no he sido capaz de responder, y tiznas de alegría...
Aquel muchacho no sólo me mostraba el resultado de lo que la felicidad que yo le hacía sentir, sino que me dejaba beberlo. Es en momentos así que descubres la magia de la vida...
Ahora era Él quien observaba las perlas bajo mis pestañas... Ahora era Él el que me besó. Tiernamente, deslizó su dedo por mi mejilla y limpió el agua de aquella pequeña tormenta que se había desatado dentro de mí.

Gracias por darme la oportunidad a hacerme feliz, haciéndote feliz. Gracias por apostar por nosotros.

Te quiere, tu artífice de sonrisas y lágrimas.



Chismes

Hay cosas que ya no tiene sentido guardar.
Y aún así...

martes, 26 de abril de 2011

Me ahogo

Me lleva por el camino de la amargura...
Y me río por no llorar...
Llorar... Llora mi nariz porque a mis ojos les he privado el derecho, que no es el momento ni el lugar.
Llorar de cansancio, de no puedo más, de necesito no existir...
¡Para! ¡Si no puedes más, para!
No... lo que yo necesito es que sea el mundo el que se pare... que yo me ahogo. Que le faltan horas al día y yo ya así no tengo ganas de seguir...

Sola, en silencio, y las lágrimas brotan. Corred ahora que nadie os ve.

¿Y tú? ¿Soportarás el peso de escucharlas caer?
No lloro, me llora la nariz.
¿Seguro?

Y cuando reuní las fuerzas suficientes, entre gemidos me escuchaste decir: Te quiero.

No puedes protegerme del mundo.La gente se hace daño y yo sufriré igual que todos... Pero puedes limpiarme las lágrimas con besos, si quieres.

martes, 19 de abril de 2011

Loca y perdidamente.

Me enamoré hasta de su forma de saludar...

Love 2.0

No es tan simple. Lo hice una vez y creí que nunca más sería capaz de ello. De hecho, se necesita la conspiración de la totalidad de átomos del universo... Y aún así...

¡Cielos! ¡Me he enamorado!


Se ha prendido la llama y ahora las mariposas revolotean encendidas en mi estómago.

Sangrando amor

Recuerdo el miedo que sentía al pensar que la felicidad onírica de la última vez no volvería jamás. Miedo a morir en vida, por ser consciente de que jamás volvería a ser tan feliz...
Que el primer amor es el verdadero y los demás, sólo para olvidar.

Yo tengo la suerte de tener a un Ángel, que crea primeras veces cada día... para que no olvide la sensación de flotar en las nubes...
Y aunque no es el primer primer amor... es la primera vez que me siento amada.

Ese héroe de novelas... ese apuesto muchacho que daría la vida por mis huesos... existe.
¡Existe! ¡Y entre todas las estrellas infinitas, yo!
Comprenderán por qué soy capaz de llorar sonrisas, ¿verdad?

Es por ti que llegué a amar el dolor que soporté al romperme por primera vez. Por ti, que haces que todo merezca la pena..
Nunca dejes de cuidarme así como tú haces...
No quiero soltarte.
Quiero hacerte feliz, es cierto. Quiero que seas feliz, es aún más cierto.

Esta herida es profunda y no puedo parar la hemorragia. Pero no importa porque no duele. Es una herida que sangra amor. Es nuestra herida.




Cielos, ¿a causa de qué he sido premiada con semejante criatura divina?

domingo, 17 de abril de 2011

Sábanas

Tu mirada en mi retina.
Tu olor en mi cama.
Hace ya tiempo que regresaste a tu trozo de cielo, pero yo aún puedo sentir cómo las sábanas guardan el calor de nuestro amor.

sábado, 16 de abril de 2011

Estas cosas pasan.
Lo bueno es que, en realidad, no pasa nada.

Otro "no pudo ser" más a la espalda, con lindos recuerdos en el corazón.

A ése que también tiene su corazoncito... Esta es mi forma de abrazarte cuando lo necesitas.


El guitarrista aún tiene una guitarra. El guitarrista aún tiene cosas que decir al mundo.
El guitarrista sigue vivo aunque haya visitado el cielo de los caídos.

sábado, 9 de abril de 2011

Vendetta

Ángel, olvida tus alas y que tu venganza recaiga con toda su fuerza sobre mí.


Déjame beber la furia de tus labios.
Si esa va a ser tu respuesta... Sí, me declaro absolutamente culpable de todo.



No me malinterpreten. Esto no es más que una simple provocación.

Forgive you

"Siendo tú.. podrías haber optado por otro..."
~~~~~~~~~
¿Y por qué ése y no ningún otro?
Recuerdo sus palabras.
Porque aunque sólo fuese por interés propio, me comprendió. Recuerdo cómo quise llorar cuando escuché de sus labios "No tienes que darme explicaciones. Yo ya sé que tú no eres ninguna puta."
~~~~~~~~~

Volví al presente.
Tan sólo habían pasado unos segundos desde aquel comentario inoportuno, pero sé que se nos hizo mucho más largo.
¿Te ha molestado? 
Se atrevió a decir. Pocos tienen el valor de preguntar por la causa.
El ligero movimiento vertical con la cabeza combinado con el camuflaje de mis ojos tras mi flequillo confirmó sus sospechas.
Pocos tienen valor para hablar. Muchos menos, a pedir perdón.
Pero lo hizo. Claro que lo hizo. Porque es él. Y él no tiene miedo a disculpar-se/me
Un silencio sepulcral inundó nuestros cuerpos y el tiempo se detuvo. Como si su corazón no se atreviera a latir sin mi respuesta, como si sus pulmones no se atrevieran a soltar el aire sin mi perdón.

Así me observaba, expectante. Como si el más ligero pestañeo pudiese derrumbarme, como si la más mínima brisa pudiera quebrarme y destruirlo todo. Como si una palabra más pudiera romperme en mil pedazos.
Pude leer notas de miedo en su mirada con tiznas de arrepentimiento.

¿Cómo no perdonar a ese ser perfecto?
Perdí mi sonrisa en ese hueco que me tiene reservado y lo abracé. El tiempo volvió a su transcurso normal.

Ángel, tú no te preocupes. Te perdono. Te perdonaría hasta la destrucción del mundo... porque sé que no fue tu intención. Porque tú no sabes siquiera lo que es hacer daño. Eres ajeno a todo lo malo. Por eso te perdono... Por eso te quiero...

Tú nunca me haces mal

Retales de un amor (III)



-Mi vida...
-Mi mundo...
-Nuestro mundo...
-Nuestro cielo...



¿Sabes qué? ¡He decidido que voy a tener un sentido más! 
Así, cuando me pidan que ponga los cinco sentidos en algo, aún me
quedará libre un sexto sentido para pensar en ti.

¿Qué miras así?
A ti. ¿Qué otra cosa miro yo así?


jueves, 7 de abril de 2011

Las lágrimas del Ángel

No fui capaz de pronunciar cosa alguna.
Mejor así, porque cualquier palabra habría empañado esa imagen.

¿Cómo no enamorarse de aquella fantástica criatura?
Tan frágil y tan firme a la vez...

Aquellas lágrimas cristalinas...
Sh, calla, no molestes. Parece que pueda romperse si rompes tú el silencio. Parece que pueda huir asustado.
Sonrío. Sé que seguirá aquí.

Dime lector ¿has tenido alguna vez la suerte de ver a un ángel derramar lágrimas de orgullo?

miércoles, 6 de abril de 2011

Mi confidente

¡Te amo!
¡Qué privilegio ese de poder gritarlo al viento!

Una vez más, ángel, le regalaste tus alas al amor. Al nuestro. A nosotros.

Mi confidente...

Kiss her

Y yo no sé qué necesidad tenía de mirar cómo sus labios besaban a otra al igual que antes la habían besado a ella.

Es una chica un poco idiota.

Maneras de hacerlo.


No es cuestión de victimizar a nadie, pero a estas alturas no se puede negar que las cosas no se han hecho de la mejor manera posible.
Tampoco es cuestión de buscar un culpable.


domingo, 3 de abril de 2011

Tus lágrimas

Es curioso que, siendo tan dulce, tus lágrimas tengan sabor salado.


Ah, cuando el Cielo llueve felicidad...

Gracias

Gracias por todas las sonrisas que me regalas.
Gracias por confiar en nosotros, cuando yo no creía siquiera en mí misma.

Gracias por tantas cosas...

Gracias, mi ángel, por regalarme la noche más dulce de mi vida.

Dulce noche...

Buenas noches
Esta noche, el tiempo dejó de existir y olvidé todo aquello ajeno a ti.

"No te ilusiones. No es como en las películas, que se despiertan abrazados y se dan dulces besos que saben a fresa. Cada uno estará en un lado de la cama, sumido en su propio sueño"
No. Es cierto. No es como en las películas. Es incluso mejor. Sólo debes dormir con la persona adecuada.

Sus manos acariciándome despacio. Dulce, muy dulce. Como él.
Esta noche dormí acompañada de un ángel... Un ángel de pecho firme, piel suave y respiración acompasada. Un ángel de brazos fuertes.
El ángel guardián que protege mis sueños. Aquel que prefirió no dormir para mirarme...

Cambiar de postura... para abrazarte mejor. Observarte unos segundos. "Sigues aquí conmigo" Volver a bajar los párpados.

Abrí los ojos. No sabía cuánto había dormido. Ni siquiera si lo había hecho en algún momento.
Yo seguía entre tus brazos. Tú seguías aquí, como SIEMPRE.
Un leve movimiento para acercarme a ti. Abriste los ojos, despacio.
Sonreí.
Buenos días, amor.

sábado, 2 de abril de 2011