La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








domingo, 3 de octubre de 2010

Palabras que llegan.

Me esfuerzo en llegar hondo con mis palabras. En meter mis dedos en tus llagas para que comprendas cómo me escuece a mí.
Y de repente, mientras intentaba que mis palabras te llegaran, me llegaron las tuyas.
Hablar y escuchar. Escuchar y hablar. Es recíproco.
¿De qué sirve hablar si nadie escucha?
¿De que sirve escuchar si nadie habla?
Pero no es así.

"No tiene sentido pero vamos, si viene de ti cualquier cosa puede tenerlo. Porque sí, porque tú no eres como los demás."

No tiene sentido, pero me hace sentir. Y me encanta saber que sigo viva. Tú te diste cuenta.

1 comentario:

  1. tiene sentido. antes.



    y, cuando llega, ya no es necesario. )

    ResponderEliminar