La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








jueves, 4 de noviembre de 2010

Verdades a medias

No es que mienta. Es que no dice la verdad.
Y cuando habla, mi cerebro termina sus frases.
-Te quiero...
-...en mi cama.

Y que puedo y no quiero. Y que luego quiero y no puedo.
Y me da pereza, que no merece la pena. (¿O sí?)
Que a veces me gusta que me consigan. Y otras veces me canso de que me inviten a copas.


Te quiero (en mi cama) 
(O en cualquier otra)

2 comentarios:

  1. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar