La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








jueves, 3 de febrero de 2011

Inseguridad

Hundí mi cuerpo entre las mantas de la cama y me escondí del mundo para que la inseguridad no me encontrara. 
En realidad, ya me corroía hasta los huesos.


Esa época del año en la que el Sol brilla pero no calienta.

1 comentario:

  1. Como muchas cosas en esta vida... "Brillan pero no calientan"


    Un beso

    ResponderEliminar