La princesa no ríe, la princesa no siente.
La princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
Rubén Darío

En aquel tiempo yo tenía el sueño de una libélula entre los juncos del corazón.
Juan Carlos Mestre

En esos momentos de encuentro
entre la luna que sale y el sol que entra
las rojas libélulas.
Haiku

~Yo escribo lírica con sonrisas, en prosa.~
Tempus fugit. Carpe Diem








jueves, 23 de diciembre de 2010

Consuelo

Esta noche soñé que volvíamos a coincidir en una cama.
Y entre sábanas, simplemente me abrazó.
El tacto de su pecho mientras su voz resonaba... 
"Te has hecho mucho más fuerte desde la última vez que te vi"
Y me dormí al compás de su respiración.



Por fin pude dormir de verdad, aunque fuera dentro de otro sueño. Y por fin pude sentir ese abrazo de consuelo que nunca me ha dado.

Rabia, porque cuando pienso que ya no quiero sus palabras, cuando ya no le pienso, ni siento ni sueño... mi cerebro lo crea.
Rabia, porque no quiero pensar que lo necesito para cerrar el capítulo.


Los sueños se desvanecen igual que la niebla. Y ya no hay más remedio que mirar la realidad.

1 comentario:

  1. todo es efimero..
    esa cama no sera compartida mañana..

    ResponderEliminar